CARGANDO

Sobre el Espectáculo en vivo

Período Triásico

245 a 208 millones de años atrás.

Aproximadamente hace 248 millones de años, se produjo la extinción Permo-Triásica. Esta es la extinción más grande conocida. Alrededor del 95% de todas las especies y aproximadamente el 60% de los géneros se extinguieron, incluidos muchos animales marinos (como el trilobite). La causa de la extinción del Pérmico podría haber sido el enfriamiento global, erupciones volcánicas o una disminución en el área de la plataforma continental durante la formación del continente gigante, Pangea. Esta extinción catastrófica y el re-arreglo continental abrieron el camino al ascenso de los dinosaurios y mamíferos.

No había dinosaurios al principio del Triásico, pero había muchos anfibios y algunos reptiles y dicinodontos (como Lystrosaurus). Durante el Triásico temprano, aparecieron corales y se recuperaron ammonites. Los prados y las praderas del Triásico habrían estado cubiertas de helechos, cícadas bajas, musgos y colas de caballo, ya que estas plantas dominaban la tierra; en el hemisferio norte, las coníferas florecieron. No había hierba ni flores.

La primera mitad del Triásico fue seca y muy estacional, con grandes variaciones anuales de temperatura en el vasto interior continental de Pangea. Los bajos niveles del mar probablemente exageraron estas temperaturas extremas. El ambiente era duro, con desiertos y desierto seco. Hace 230 millones de años apareció una raza única de reptiles: el dinosaurio. La mayoría de los dinosaurios del Triásico eran pequeños bípedos, pero al final del Triásico aparecen los primeros grandes saurópodos.

Período Jurásico

208 a 144 millones de años atrás.

Al comienzo del período Jurásico, los continentes de la Tierra aún estaban apiñados, lo que hacía que gran parte de la zona del interior fuera seca y desértica, pero comenzaban a separarse y no había aún hielo polar. Hubo una extinción menor al final del período Triásico, que dio lugar a una gran cantidad de dinosaurios en el Jurásico.

A mediados del período Jurásico, el supercontinente Pangea comenzó a separarse. Una brecha norte-sur se formó a mediados del Jurásico, y para finales del Jurásico, la separación de los continentes de Laurasia y Gondwana estaba casi completa. Durante el período Jurásico, los niveles del mar comenzaron a subir, probablemente debido a un aumento en la expansión del fondo marino. Esto causó la inundación de grandes áreas de los continentes. Como resultado, los desiertos comenzaron a retroceder y las temperaturas continentales se estabilizaron. Pangea también comenzó a dividirse en unidades más pequeñas, lo que comportó que hubiera más área de tierra en contacto con el océano. La presencia de océanos cercanos también aumentó la humedad, por lo que los climas en todo el mundo se volvieron más húmedos y cálidos. Este efecto creó un ambiente cálido y tropical. Los desiertos fueron reemplazados por exuberantes bosques de coníferas y vastas praderas de helechos abiertos.

El saurópodo herbívoro se había convertido en la criatura más grande que jamás haya pisado la tierra. Los Allosaurus emergieron como los depredadores alfa. Algunos de los carnívoros más pequeños desarrollaron plumas y aprendieron a volar, incluido Archaeopteryx (del griego “Ala Antigua”). Hubo una pequeña extinción masiva hacia el final del período Jurásico. Durante esta extinción, la mayoría de los estegosáuridos y enormes dinosaurios saurópodos se extinguieron. La causa de la extinción es desconocida.

Período Cretácico

144 a 65 millones de años atrás.

Durante el período Cretácico, el supercontinente conocido como Pangea completó su división en los continentes tal y como los conocemos actualmente, aunque en un inicio sus posiciones fueron sustancialmente diferentes. Aunque Gondwana todavía estaba intacta al comienzo del Cretácico, se separó cuando Sudamérica, la Antártida y Australia se separaron definitivamente de África. Fue entonces cuando se formó lo que conocemos como el Océano Índico. De tales escisiones se levantaron grandes cadenas montañosas submarinas, elevando los niveles del mar en todo el mundo. Laurasia por su parte comenzó a girar en el sentido de las agujas del reloj y se movió hacia el norte con América del Norte hacia el norte y Eurasia hacia el sur.

El ambiente era cálido y subtropical y no había hielo en los polos. Los niveles del mar eran altos. Los árboles de hojas anchas reemplazaron a las coníferas y las plantas con flores aparecieron por primera vez y se convirtieron en la flora dominante. El paisaje se veía muy similar al paisaje actual, pero todavía no había pastos. En tierra, los mamíferos representaban una parte pequeña y relativamente menor de la fauna que se podía encontrar. En el cielo, durante el Cretácico temprano y medio era común ver a los pterosaurios. Los dinosaurios continuaron diversificándose y dominando el paisaje. Aparecieron los Hadrosaurios, Anquilosaurios y Ceratópsidos herbívoros, así como nuevos grupos de carnívoros, incluidos los Tiranosaurios, Spinosaurios y Dromaeosaurios. Una de las explicaciones más ampliamente aceptadas para la extinción masiva de la vida animal y marina a fines del Cretácico tardío es la colisión de un meteorito en la tierra. Muchos otros elementos ambientales cambiantes contribuyeron sin duda a la desaparición de los dinosaurios; sin embargo, parece ser que el impacto de un cuerpo extraterrestre fue el factor decisivo.